¿Cómo coordinar Producción y Mantenimiento?

¿Cómo coordinar Producción y Mantenimiento?

Mantenimiento Autónomo. Esta es la solución para resolver, sino todos, gran parte de los conflictos que puedan surgir entre los departamentos de producción y mantenimiento. El significado de esta expresión se explica de forma muy sencilla recurriendo a una analogía de una situación del día a día.

Comparando a un bebé con un dispositivo, los padres cuidan de su “equipamiento” cada día (mantenimiento autónomo), a través de la alimentación, del baño o de los cuidados de salud primaria, y sólo acuden al médico (equipo de mantenimiento) para resolver problemas, es decir, cuando está enfermo, o por prevención (mantenimiento preventivo). En resumen, el “Mantenimiento Autónomo” consiste en un procedimiento en el cuál el propio utilizador (en este caso, los padres) es el primer responsable del mantenimiento del dispositivo (o bebé).

Sin embargo, y a pesar de su utilidad real en la vida cotidiana, el “Mantenimiento Autónomo” se asume como un valor añadido y un diferencial competitivo para muchas empresas que operan en distintos sectores, en la medida en que incrementan los índices de productividad y minimizan los costes. Este concepto anula los conflictos entre equipos de producción y mantenimiento, en los que habitualmente, Producción considera que Mantenimiento no ofreceel equipamiento en las mejores condiciones operacionales y, por otra parte, Mantenimiento cree que los trabajadores pueden operar mejor con los equipamientos, cumplir los procedimientos y preocuparse de su respectivo estado físico.

La solución radica en torno a la figura del trabajador y consiste en capacitarlo para la realización de tareas básicas de mantenimiento del equipo, tales como limpieza, inspección y lubricación, que deben ejecutarse con una frecuencia aproximada diaria o semanal. Además, es fundamental garantizar que los trabajadores tengan la capacidad de detectar las anomalías en el momento en que ocurren, garantizando una rápida reacción y mayor fiabilidad de los equipamientos. Al hacerlo, será posible liberar a los equipos de mantenimiento para el desarrollo de acciones de mayor valor añadido como mejoras técnicas o actividades avanzadas de prevención.

El Mantenimiento Autónomo consigue sensibilizar al operador en la relación con el equipamiento que opera, pasando a ser su “dueño”. De este modo, las actividades finales de los equipos de producción y mantenimiento pasan a relacionarse de forma más intrínseca, con una relación que contribuye a solucionar problemas que acaban convirtiéndose en crónicos.

La práctica del Mantenimiento Autónomo tiene el don de transformar la cultura de la empresa, en la medida en que los departamentos de mantenimiento y producción pasan a trabajar en actividades conjuntas y a compartir objetivos. Además, la organización va a elevar la competencia y conocimiento de los equipos sobre los equipamientos y mejorar, desde luego, la productividad global. El impacto se siente, también, a nivel de equipamientos: las empresas observan cómo aumenta la vida útil de las máquinas y el MTBF (Mean Time Between Failure), se eliminan micro-paradas y, muy importante, se reducen los costes de intervención y reparación.

Recent Posts

Imai sobre La Excelencia Sustentable
Gestión diaria del trabajo y su importancia
 

¿Está interesado en los servicios de consultoría de Kaizen Institute?

Ayudamos a los clientes a lograr grandes resultados al poner en práctica paradigmas disruptivos.

¿Está interesado en las formaciones de Kaizen Institute?

Las formaciones de Kaizen Institute incluyen aprender la teoría, ponerla en práctica tanto en ejercicios como aplicado a su realidad y su gemba

Newsletter

Reciba las últimas noticias sobre Kaizen Institute. Suscríbase ahora.

* campos necesarios

arrow up